Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 octubre 2011

Creo que he visto “El diablo se viste de Prada” no una sino mil veces y siempre acabo sonriendo en el final de la película. Hacía mucho tiempo que un largometraje sobre el mundo de la moda no creaba tanta expectación como este, exactamente desde que Robert Altman lanzó Pret-à-Porter en 1994.

El film narra las peripecias de Andrea Sanchs como asistente de Miranda Priestly, editora de la revista Runaway y una de las más prestigiosas directoras de NY. Desde su estreno en EEUU la película ha cosechado un gran éxito en taquilla.

Como todo el mundo sabe, las modelos son de lo más superficiales, guapas pero sin almas. Tan tontas como bonitas. Y anoréxicas. Usar una talla 38 ya es estar gorda, por ello, cuando la protagonista pase de la talla 38 a la 36 significará que se ha convertido en una de ellas, una víbora sin escrúpulos.

Frankel lo preparó bien, eligió bien las fichas a jugar, seleccionó con exactitud las actrices y dotó a su peli de un pulso narrativo que, salvo determinados pasajes, no se vuelve tedioso. No obstante, y sin descarrilar nunca, su obra va lenta y progresivamente hacia los caminos de la redención más simplona, más facil, fórmula muy de moda.

La película encara con cierto desenfado la escalada social de una joven que se niega a estudiar derecho, carrera que sus padres intentaron imponerle; que observa con cariño el periodismo pero no decide ejercerlo por cuestiones poco claras y que finalmente logra ingresar en una industria/agencia de modas muy prestigiosa. Inicia su aventura con la inocencia del iniciado y poco a poco se va “empantanando” en sus intereses, copiando sutil e inconscientemente a la jefa de jefas, la mujer más sádica y estereotipada que se pudo haber encontrado en un lugar así. Pues bien, en su intento por encajar, su transformación desde una joven “transgresora” hacia una silueta plástica pero tan luminosa por sus vestidos como todos esos carteles de neón que desfilan de fondo se hace en cierta forma evidente, pero nunca con la fuerza precisa como para generar en el espectador la sensación de sacrificio y pérdida que implica arrojarse al sistema.

Al final para animar y darle un poco más de intriga al argumento, se echa mano de una súbita y poco verosímil conspiración para echar a esa malvada jefa, que no lo dudéis, tiene su corazoncito y siente aprecio por Andrea con la que incluso se llega a identificar.

¿Por qué siempre identifican el mundo de la moda como un mundo plagado de víboras sin escrúpulos? Será como caperucita y el lobo, ella siempre buena y él siempre malo.

FUENTES:

http://www.blogdecine.com/criticas/el-diablo-viste-de-prada-y-la-honradez-esta-mas-buena-que-el-pan

http://www.muchocine.net/criticas/9234/El-diablo-viste-de-Prada

http://www.decine21.com/Peliculas/El-diablo-viste-de-Prada-6962

Por Silvia Martín Pascual

Read Full Post »